lunes, 3 de mayo de 2010

el viejo andén

Mientras el resplandor de la luz se cuela entre las copas de los arboles,
la espera, cuando es en un viejo andén es mucho mas dulce,
las vías que ya no transportan nada,
las que alguna vez lo hicieron, ahora traen esperanza.
No todo esta perdido...
Y aun esta amarga soledad tiene, en ocaciones,
flores de bugambilia,
tiene olor a lavanda y romero,
tiene los tonos melancólicos del atardecer,
tiene tus ojos negros y tiene voces, a lo lejos.
Y el sonido de la ausencia
se transforma en promesa.
Y así como el otoño llega a su tiempo
y deja sus hojas de color cuando se va,
así como florece el almendro a su tiempo
y las hojas de otoño toman su sueño invernal,
así también esto pasara.

No hay comentarios: